“Pensar cómo hacer un robot es pensar cómo somos nosotros mismos”

Gonzalo Zabala se pregunta acerca de las implicancias sociales de usar robots humanoides masivamente. ¿El derecho se aplica a los robots?Desde muy joven se dejó arrastrar por la fascinación del mundo científico-técnico al descubrir al robot de la novela del checo Karol Kapec o leer las historias de Isaac Asimov. Así fue como, sin darse cuenta, pasó de la literatura a estudiar Ciencias de la Computación. Y de ahí, a construir sus propios robots humanoides, técnicamente conocidos como androides, hubo más que un paso.

La charla comenzó con una afirmación: “pensar cómo hacer un robot es pensar cómo somos nosotros mismos”. Pero los problemas constructivos de un robot humanoide de inteligencia artificial pasan a un segundo plano cuando los científicos se preguntan acerca de los problemas de índole social que generará en el futuro la implementación masiva de esta tecnología. “Es probable que tengamos que pensar en un nuevo derecho que incluya la figura de los robots”, afirmó Zabala. “Porque, ¿quién tendrá la responsabilidad? ¿el robot inteligente capaz de tomar sus propias decisiones o la compañía que lo produjo?”. Una pregunta que parece sacada de una película de ciencia ficción pero que en el medio de Tecnópolis suena más real que nunca.

El impacto de estas nuevas tecnologías en el sistema económico y fundamentalmente laboral no escapó de la charla. Al respecto Gonzalo Zabala afirmó: “lo que pase con el uso de los robots tendrá que ver con la manera en que se distribuya la riqueza. Los robots pueden servir para desplazar a más gente de sistema o, por el contrario, pueden permitir que más gente tenga más tiempo libre para realizar otro tipo de tareas que no sean trabajar para vivir”.

Aunque su presentación ya había finalizado, Zabala continuó conversando con el público y relató una experiencia que vivió en la inauguración de Tecnópolis: “un grupo de obreros se acercó al stand de robots donde nosotros estábamos trabajando y empezaron a sacar fotos. Me acerqué a uno de ellos y le dije: “Che, ¿te gusta esto?”. Me dijo: “yo estoy muy emocionado. Hace cuatro meses cuando empecé a trabajar acá esto no existía. Yo estoy muy orgulloso de esto, es algo que voy a poder contarle a mis hijos, algo que su papá hizo. Estoy muy orgulloso de ser argentino”. La anécdota que le generó una reflexión: “Tecnópolis permite que sectores de clases sociales más bajas, que probablemente no tengan nunca contacto con la ciencia y la tecnología, puedan estar acá para conocer y disfrutar. Para mí eso es revolucionario”.

Gonzalo Zabala es licenciado en Ciencias de la Computación por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Especialista en robótica educativa, robótica situada, diseño y programación orientada a objetos y diseño y programación en plataformas web. Profesor de Enseñanza Primaria por el Normal Nro1 y Licenciado en Ciencias de la Computación de la UBA, es un intenso impulsor de la enseñanza de la robótica y la computación en la Argentina.