“Somos tiempo porque cada célula tiene un reloj que regula sus funciones”

Sebastián Kadener

Sebastián Kadener siempre supo que sería científico. Ya de chico se preguntaba si había seres extraterrestres o si estábamos solos en el universo, en fin, se preguntaba por lo desconocido. Y de la curiosidad de niño y sus preguntas ingenuas pasó a interrogarse por problemas complejos: cómo es que nuestro cerebro toma decisiones, cómo se genera el comportamiento. Finalmente se convirtió en científico.

El Dr. Kadener inició su charla sobre los ritmos circadianos con una advertencia: “Nosotros somos tiempo porque cada célula tiene un reloj que regula sus funciones”. Explicó que estos “son los mecanismos biológicos que nos ayudan a predecir y regular las fluctuaciones del día. Los niveles de alerta, temperatura, hormonas de crecimiento, cortisona, dormir, comer, etc., todo está regulado por un reloj interno. Y este reloj está programado para funcionar en 24 horas”.

Hasta ahora la evidencia de este ciclo era comprobable por la observación del comportamiento. Sin embargo, Kadener dio cuenta de cómo fue que se logro identificar los mecanismos responsables de estos ritmos estudiando con moscas: Seymour Benzer decía que los ritmos circadianos son genéticos. Y el estudio con moscas de los Dres. Konopka y Benzer nos permitió entender muchísimo sobre nuestra genética y los ritmos circadianos”.

Varios seños se fruncieron a la vez. Kadener continuó sin pausa y arrojó un golpe mortal sobre su auditorio: “aunque nos creamos muy evolucionados, la mayor parte de nuestra fisiología no es muy distinta que la de una mosca. Esto explica por qué es posible usar moscas como modelo para el estudio genético”.

Siguiendo con las investigaciones de sus predecesores, Kadener encontró que las moléculas pequeñas, conocidas como MiRNA, son componentes centrales del reloj biológico de 24 horas o ritmo circadiano. Y a través de técnicas innovadoras pudo demostrar que una miRNA específica (llamada bantam) reconoce y regula la traducción de los genes del reloj. Este descubrimiento podrá aplicarse en la mejora de tratamientos médicos como la quimioterapia, y en mejorar la salud de quienes trabajan de noche.

Finalizada la charla y consultado acerca de Tecnópolis, el Dr. Sebastián Kadener comentó: “Tecnópolis es muy importante. Creo que un evento como este es muy importante para que todo el mundo pueda acceder a la ciencia, sobre todo, para que los más chicos tengan la experiencia de acercarse a la ciencia”.

Sebastián Kadener es Licenciado y Doctor en Ciencias Biológicas por la UBA, Profesor de la   Universidad Hebrea de Jerusalén, y Asesor de Ciencia del Centro de Tecnología y Aprendizaje, SRI Internacional, EE.UU.  Fue docente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.