“Una democracia necesita que sus ciudadanos entiendan por qué se hacen las cosas”

Nora Sabelli

La señora de pelo corto y cano interpela a su público con dulce voz y una ligera sonrisa en sus labios.  Instaura con su auditorio un clima de familiaridad que relaja y predispone a la escucha. No se trata de una dulce abuela –aunque también los es-,  sino de la Dra. en Ciencias Químicas Nora Sabelli, especialista en educación y divulgación de la ciencia.

La científica, seducida -desde el 3er grado de la primaria- por la ciencia y las matemáticas y motivada desde entonces por la pregunta ¿por qué pasan las cosas?, presentó un video donde se vió un partido de fútbol disputado por nano partículas  para ejemplificar el mundo de la ciencia actual. Un mundo muy distinto a todo lo ocurrido 200 años atrás.

La nanotecnología, la disciplina en la cual Sabelli es especialista, ha abierto un campo científico interdisciplinario y volvió a instaurar la pregunta sobre qué significa ver. Sabelli propone una respuesta: “Vemos a través de un modelo interpretativo que nos brinda la ciencia y ésta, a su vez, nos brinda una nueva forma de ver”.

La revolución nanotecnológica puso de manifiesto otra de las grandes pasiones de la Dra. Sabelli: la educación científica. “La alfabetización del siglo XXI es científica y tecnológica. Simplemente, saber leer y escribir no es suficiente para ser miembro de una sociedad democrática. Una democracia necesita que sus ciudadanos entiendan por qué se hacen las cosas y eso es posible si entienden de ciencia y tecnología”, señala la que fuera Directora de Programa de Educación y Recursos Humanos de la National Science Foundation de Estados Unidos. Y agrega: “La gente necesita cloacas, necesita industria, necesita construcción, en definitiva, todos los elementos de la vida cotidiana están hechos de ciencia y tecnología. Si uno quiere que la gente tenga mejor nivel de vida, tiene que hacer ciencia y tecnología”. La educación científico-técnica repercute así también en las posibilidades de desarrollo del país: “si uno no tiene mano de obra avanzada no puede tener industria avanzada. La mano de obra avanzada significa educación científica y tecnológica”, explica la investigadora.

Al finalizar su presentación, la científica abrió el micrófono para iniciar una charla franca con su público. La pregunta por la importancia de Tecnópolis no se hizo esperar: “En EE.UU hay museos de ciencia y tecnología; allí concurren, principalmente,  familias inmigrantes. La gente sabe que la ciencia llega a los chicos. Es posible que los padres no comprendan de ciencia, pero sí entienden que sus hijos tienen que saber. Lugares así hacen accesibles la idea de la ciencia y la tecnología. Es por eso que es importante Tecnópolis”.

Nora Sabelli es doctora en Química de la UBA. Es Asesora Científica Senior del Centro de Tecnologías para el Aprendizaje del SRI International, del Instituto de Investigación de Stanford, en los Estados Unidos. Fue Directora Principal de Programa de la Fundación Nacional de Ciencias (NFS) de Estados Unidos en las áreas de Educación y Recursos Humanos y ha trabajado en numerosas iniciativas de la NSF relacionadas con la educación, la ciencia y la tecnología.