Sábado soleado

En el stand de “El rock de tu vida” sonaba “Reyes de la noche” de los Guasones. Arriba del escenario un economista y un químico se le animaban a las guitarras eléctricas.  Eran el ministro de Economía, Amado Boudou y el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, divirtiéndose con el primer videojuego de rock nacional al estilo “Rock Band”.

El sábado estuvo soleado, como dice la canción, ideal para recorrer varios de los espacios de la mega muestra de arte, ciencia y tecnología. Junto al secretario general de Presidencia, Oscar Parrilli, Boudou y Barañao visitaron algunos de los stands del Continente Imaginación. Primero fue el turno de los robots de apariencia humana de Hanson Robotics y después el ministro de Economía no pudo resistir la tentación de darse una vuelta por el Autódromo Oscar Gálvez usando los simuladores de Fórmula 1.  Antes de llegar a la Nave de la Ciencia, Barañao pudo hacer las veces de guía en el stand de la Escuela de Educación Agropecuaria N° 13 del Chaco y explicar paso a paso cómo clonar una planta ornamental. La pista de skate tampoco quedó fuera del recorrido aunque sólo Boudou se le animó a una patineta.

En la Nave de la Ciencia los artistas del espectáculo “No es magia, es ciencia” los esperaban para hacer experimentos con elementos caseros durante una teleconferencia con la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, desde Santa Cruz. Allí también estaba el senador Daniel Filmus y el científico Diego Golombek quien explicó las razones empíricas por las cuales Amado Boudou iba a poder caminar sin hundirse sobre una mezcla de almidón y agua. El ministro de Economía miraba con desconfianza el rectángulo que contenía más de medio metro del líquido, pero al final se animó y salió airoso.
La mezcla de almidón y agua tiene una propiedad particular: dependiendo de la firmeza que se ejerza sobre ella se mantiene líquida o firme. Así, si uno introduce delicadamente el pie, queda todo mojado, pero si pasa corriendo, las suelas de las zapatillas apenas se manchan.

Minutos después, en el discurso de inauguración de las nuevas instalaciones en la megausina de Río Turbio, la Presidenta afirmaba: “Ni magia ni viento de cola, sino trabajo, esfuerzo, planificación, pensar el país.” Eso es Tecnópolis.