Derribando mitos: los monstruos argentinos

La mitología argentina está repleta de monstruos malvados, feos y capaces de provocar torturas de todo tipo a quienes se crucen por su camino: el Basilísco, el Familiar, la Almamula, el Pombero o el Trauco son algunos de ellos. Sus historias circulan de generación en generación para enseñar lo bueno y lo malo, lo que se debe y no hacer.

Sobre estos personajes conversamos con Juliana Bourbon, una de las Cuentandantes que narra mitos y leyendas de la Argentina en el espacio de Ciencias del Hombre.

“Las leyendas tienen como función explicar algún fenómeno de la naturaleza, pero algunos mitos, los de estos personajes tenebrosos, tienen un objetivo pedagógico y de advertencia. Estos mitos crean un monstruo para advertir que si uno no cumple con ciertas normas o reglas, ese personaje ataca”, nos explicó Juliana.

Para explicarnos cómo funcionan estos monstruos creados para fijar reglas, Juliana nos relató el cuento de Pombero: “en el noreste de nuestro país hay un personaje mitológico conocido como el Pombero. Es un hombre muy pequeño que anda en las tardes por el bosque persiguiendo niños que salen de sus casas”.

Este personaje -nos cuenta Juliana- “ataca a los niños en el horario de la siesta pero no lo hace si tiene la panza llena. Para eso hay que dejarle regalos, que suelen ser cigarros y alguna bebida alcohólica”. Es así como los padres suelen relatar esta historia con el objetivo de persuadir a los niños. Juliana nos aseguró que  “es un cuento que utilizan los adultos para obligar a los chicos a portarse bien durante el horario de la siesta y que duerman por miedo de encontrarse a Pombero. Los regalos, por supuesto, los disfrutan después los adultos”.

Podes disfrutar en vivo de las Cuentandantes todos los días en el espacio Ciencias del Hombre con dos actividades: Verde Leyenda a las 12h y a las 16.30h en el anfiteatro del espacio y Brotes de la Tierra a las 15h y a las 19h en el espacio El Shincal.