Vocaciones científicas dedicadas a la física

Hernán Grecco es doctor en Física, profesor del Departamento de Física en la Universidad de Buenos Aires (UBA), investigador del CONICET e integrante del programa País Ciencia. Conversamos con él sobre las vocaciones científicas dentro del mundo de la física y esto nos contó.

-¿Qué le dirías a los jóvenes interesados en estudiar carreras relacionadas con la física que pero que no se animan?

¡Que se animen! Las carreras científicas son fascinantes tanto desde el contenido como desde la metodología. Hacer ciencia es más que saber de ciencia, y eso se aprende en ambiente donde docentes-investigadores vuelcan en el aula su experiencia como investigadores.

Pero también me gustaría mencionar que la ciencia no tiene que estar alejada de la vida y la práctica de aquellos que estudiaron otras carreras más “tradicionales”. La ciencia es transversal a todo lo que hacemos, es una forma de mirar el mundo que es importante para cualquier profesional.

-¿Qué consejo le darías a quienes se decidieron por estudiar física? 

Estudiar física es como ir a un lugar a buscar algo en particular para luego encontrarlo repleto de cosas interesantes. Hay que dejarse llevar por la curiosidad, buscando con pasión cuáles son los aspectos que más interesan. Hay que aprovechar las actividades que propone la facultad como seminarios, coloquios, reuniones: existe una enorme riqueza en la discusión entre alumnos, graduados y docentes. En general, como con cualquier carrera, no hay que desanimarse con algún traspié que uno pueda tener.

-¿Qué hace a un físico un buen profesional?

Un científico trabaja en el límite entre lo que se sabe y lo que no. Para esto es necesario estar informado de lo que se hizo y se está haciendo en el mundo, con uno mirada crítica de lo que está publicado. También es importante intentar descubrir cuáles son los condicionamientos propios que nos impiden dar un salto cualitativo y estar abierto a otras ideas. Finalmente, es fundamental estar conectado con las necesidades de nuestra sociedad, entendiendo que desde la ciencia podemos y debemos trabajar para ella.

-¿Cuál es el papel de la divulgación científica para impulsar vocaciones científicas?

La comunicación pública de la ciencia juega un papel esencial a la hora de despertar e impulsar vocaciones científicas. Es común encontrar alumnos del secundario que no han tenido contacto con científicos. La comunicación de la ciencia es entonces una excelente oportunidad para generar este encuentro: donde los alumnos puedan indagar cómo es, cómo vive, cómo piensa y qué hace un investigador. También para mostrar que la actividad que realizan los grupos de investigación recibe apoyo institucional, y que gracias a ese apoyo es posible llevar a cabo proyectos de envergadura y relevancia. Divulgar el pensamiento científico, permite que la población en general tenga acceso a diferentes visiones de mundo y la posibilidad de que ellos mismos generen sus propias visiones críticas sobre la realidad que vivimos.

Si queres saber más sobre física y estar en contacto con jóvenes que se animaron a estudiar esta ciencia, no dejes de visitar los espacios de Fuerzas, Astrofísica y Hágase la Luz que el Ministerio de Ciencia tiene en Tecnópolis.