¿Sabías que el diamante y el grafito están compuestos por átomos de carbono?

Estos minerales tienen características y usos muy diferentes. Sin embargo, ambos están formados exclusivamente por átomos de carbono.

Los diamantes son difíciles de encontrar en la naturaleza, porque se forman en condiciones ambientales que ocurren ocasionalmente. En su mayoría están compuestos por carbono y sus átomos están estructurados en forma de red con tres dimensiones, algo que ocurre únicamente bajo altísimas temperaturas y abundante presión. Los diamantes se forman únicamente a grandes profundidades y a partir de coaliciones entre placas tectónicas.

En el caso del mineral grafito, los átomos de carbono están estructurados en forma de planchas unas sobre otras. Para formarse requiere de mucha menos energía que la empleada en la formación del diamante.  Por eso, ambos tienen características y usos tan diferentes. El grafito no tiene transparencia, es de color oscuro, opaco y es muy blando, mientras el diamante es el mineral más duro que se conoce.

En el espacio Geología del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva te invitamos a conocer rocas y minerales de todas partes del mundo.