¿Sabías que un bebé tiene más huesos que un adulto?

El número de huesos en personas adultas va desde los 206 hasta los 208, mientras que un recién nacido tiene 215. Esta diferencia entre el esqueleto infantil y el maduro se debe a la fusión de algunos huesos durante el desarrollo.

Los bebés nacen con algunos huesos separados para facilitar su salida desde el canal de parto. Si palpamos la cabeza de un recién nacido encontramos partes blandas llamadas fontanelas: en ellas los huesos están unidos por tejido cartilaginoso que luego se osificará para formar el cráneo de un adulto.

A su vez, el sacro infantil no está aún soldado y se compone de cuatro vértebras independientes. El cóccix infantil tampoco está fusionado y posee cinco vértebras independientes. Además, el coxal infantil se encuentra dividido en tres huesos llamados Illión, Isquion y Pubis.

Te invitamos a los espacios Cuerpo Humano y Evolución: Haciéndonos Humanos, donde podrás ver especímenes reales conservados a través de la técnica llamada Preservación por Polímero que permite conservar el cuerpo humano sin cambiar ni alterar su estructura anatómica.