¿Sabías que uno de cada 30 millones de dinosaurios que habitaron la Tierra fue fosilizado?

El proceso de fosilización comienza cuando un organismo es conservado herméticamente de forma natural, tras ser cubierto por sedimientos. Resguardado de la descomposición, el organismo inicia un proceso de sustitución, molécula a molécula con su entorno, durante un largo período de tiempo, hasta quedar completamente fosilizado. Por las condiciones en que se genera, la fosilización es una excepción de la naturaleza y en relación a los dinosaurios solo uno de cada 30 millones de organismos pasaron por este proceso, el resto se pudrió y con el tiempo sus rastros desaparecieron.

A su vez, cuando hablamos de fósiles nos referimos a cualquier resto o señal de vida de organismos que habitaron la tierra en el pasado, por ejemplo las huellas, el excremento, las impresiones en las rocas y los huevos. La ciencia que se encarga del estudio de los fósiles es la Paleontología.

Los fósiles son conservados en las colecciones de los museos o en repositorios fósiles, fuera del alcance de los visitantes, para ser manipulados únicamente en estudios científicos. En general, aquellos que se exhiben son réplicas realizadas con espuma de poliuretano, yeso o resina.

En los espacios Evolución: Haciéndonos Humanos, Geología, Bichos y Paleontología del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva vas a encontrar diferentes variedades de fósiles animales y vegetales. ¡Vení a conocerlos!